Desde hace más de 50 años la humanidad viene luchando contra el SIDA de manera activa. Actualmente contamos con tratamientos más prometedores que en el pasado, pero es la constancia y lucha de pacientes y médicos la que nos permite seguir en pie contra esta grave enfermedad. Cuidarnos es responsabilidad de todos.